septiembre 7, 2017 Sandra Juan 0Comment
Voluntariado……La verdad  que desde el primer momento estaba muy ilusionada ya que es una experiencia que he querido hacer desde siempre.
Empezamos Cris y yo con este proyecto de voluntariado unos meses antes de partir, y de repente y  sin mirar mucha información del viaje llegó el día de coger el avión.
Los primeros contactos con Kathmandú no fueron del todo positivos; ruidoso, muy caótico, mucha contaminación y un trafico que no sabes porque normas de conducción se rigen, pero no hay tantos accidentes como podría haber viendo el caos que hay.
Comenzamos la experiencia con Pedro, un voluntario madrileño con el que hemos hecho muy buena amistad, incluso hemos creado una ONG llamada AYUDA VIAJANDO  para seguir ayudando a todos esos niños que conocimos durante el viaje.
Visitamos unos 10 orfanatos donde tras hablar con el Lama sobre las necesidades o carencias del orfanato, nos dirigíamos a comprar lo que se necesitaba, en algunos casos comida, en otros ropa, en otros material escolar, etc… Tras comprar el material lo entregábamos a los niños. Estos con su agradecimiento y sus caras de felicidad te dejaban más que satisfecha.
Después de una semana en la capital viajamos a Pokhara, ciudad súper recomendable de visitar a pesar de sus 8 horas en coche con solo unos 350 kilómetros de distancia. Además esta es la ciudad donde  comienzan todas las rutas de senderismo del Annapurnna, unas de las más bonitas de todo Nepal.
Aquí comenzó nuestra experiencia de convivir en una orfanato, realizando las tareas de cocina, acompañando a los niños al colegio (aproximadamente una hora de ida y una de vuelta a 35 grados a la sombra) y a estudiar con ellos tras las clases.
Esto es muy bonito pero a la vez es una experiencia dura. Las condiciones de los niños es muy mala y al final acaban siendo tus condiciones, duermes mal ya que la cama es una tabla, comes arroz día tras día, ducharse sólo  los días que había agua ya que se acababa pronto por la cantidad de niños que había .
Hicimos una ruta chulísima por el Australian camp, os podemos proporcionar el contacto de un  guía que os ayudará en todo.
Consejos imprescindibles para viajar a Nepal, mucho cuidado con el agua ya que no es potable y te puedes pillar unas buenas cagaletas, incluso para lavarse los dientes que sea agua de botella.
Llevaros mascarilla para la boca ya que sobretodo en la ciudades la polución es muy alta y si estáis días ya lo empezáis a notar en el pecho.
Para dormir os recomiendo mosquitera para la cama ya que hay bastantes insectos y es una forma de evitarlos. También si os suele molestar el ruido o la luz unos tapones y un antifaz no están de más.
En cuanto a la seguridad es un país muy seguro y la gente es muy respetuosa y sociable, ya empiezan a estar acostumbrados al turismo y te tratan genial.
No olvidar la gorra ya que suele hacer calor la mayor parte del año y repelente de mosquitos ya que parecen aviones.
Finalmente  los últimos días convivimos en un templo budista con monjes, que realizaban sus oraciones matutinas, a las 4 de la mañana, antes de comer y por la tarde justo antes de la cena.
Se come con la mano en cuencos todos sentados en el suelo, fue una experiencia que recomiendo ya que es una forma de vida muy diferente a la nuestra y me parece importante de conocer.
Para concluir, un viaje muy recomendable y que en mi opinión hay que hacer una vez en la vida, te quedas con un montón de recuerdos duros pero que te fortalecen como persona y que te hacen ver lo afortunado que somos y la calidad de vida que tenemos.

 

 

 

 

 

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *