junio 5, 2016 Sandra Juan 0Comment

Túnez y Mónaco fueron destinos que viaje con toda mi familia de crucero. La verdad que fue una parada bastante relámpago.

Lo que más me llamó la atención fueron los zocos de la medina, que son mercados donde comprar cosas artesanales, alfombras o alimentos típicos y frescos de la zona.

En Mónaco pasear por sus calles que formaban parte del Circuito de Monte Carlo donde se ha celebrado la Fórmula 1 en varias ocasiones.

Islas como Baleares (Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera). Yo particularmente estoy enamorada de Menorca, su tranquilidad, sus playas azul celeste y su gente, me hacen ir cada verano. Gracias a Trini y a Toribio, que son ya de la familia.

Cuando vayáis a Ibiza visitar  Cala Salada y Cala d ‘en Bossa, son muy famosas aunque también las más turísticas y donde más gente encontraréis.

En cuanto a Menorca Cala Turquesa, Mitjana o Pregonda son unas de las que más me gustan aunque ya os digo que Menorca es toda ella encantadora. Si tienes acceso a barco os recomiendo ir a cala donde a pie no hay acceso como Cala Trebalúger.

De las Islas Canarias solo conozco Tenerife. Me gustó muchísimo sobre todo la playa de las Américas donde pase un par de días y las playas de las Teresitas.

Probar las papas arrugadas con mojo y el sancocho que es un pescado salado hervido muy suave para cenar.

Acabo con Portugal un país super importante para mí, ya que viví allí por una temporada mientras hacia prácticas en un Hospital de fisioterapeuta. Gracias a Esther por todos esos momentos vividos juntas, Hugo, Ana Rita, Arturo y Rui fueron gente importante en mi estancia en Porto.

¿Qué os recomendaría en Oporto? Tomarte un buen vino en la zona de Ribeira junto al río Douro y una buena Francesinha con salsa en la zona centro, acabando en Contagiarte un pub donde siempre había grupos musicales y actos culturales.

Lisboa también es una ciudad con mucho encanto. Tenéis que visitar  el ascensor de Santa Justa, está en el centro de la ciudad y  separa la zona más baja de la más alta. También el tranvía es muy representativo de Lisboa, hay mucha gente que viaja por fuera cogido a los barrotes del tranvía y así se evitan pagar el viaje.

Probar el pastel de belém, es de crema y  hojaldre. Están buenísimos.

dsc00398dsc00398img_9462dsc00090dsc06685

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Instagram