septiembre 3, 2016 Sandra Juan 0Comment

        Empezaré por Cuba ya que fue uno de mis primeros viajes en el que crucé el charco. Habana y Varadero un contraste de playas paradisiacas y pobreza extrema.

En la Habana os recomiendo ir a la Bodeguita del medio a tomarse un buen mojito. Es un restaurante muy turístico donde acompañado de música en directo podréis comer la comida típica del país (que es básicamente verduras, arroz, fruta y pescado).

Cuidado al alquilar motos, nosotras tuvimos un pequeño percance con la policía. Nos dijeron que habíamos robado las motos porque no llevábamos los papeles y aunque veáis que nadie lleva casco, vosotros ponéroslo porque allí no se andan con tonterías y nos pegaron un buen susto.

México fue otro de mis destinos, desde Ciudad de México a Cancún pasando por Oaxaca, Puebla y el México profundo de Altamirano para visitar a mi segunda abuelita Costa. Gracias a toooda la familia de Mónica y Tiany por abrirme vuestra casa desde el primer día que nos vimos.

Mi experiencia fue buena pero es cierto que hay que ir con cuidado, es peligroso andar por la noche y los transportes público como el metro y bus  no son muy recomendables, sobretodo para mujeres, ya que tienen vagones especiales para evitar ataques o comentarios de hombres. Particularmente yo utilicé todo tipo de transporte, hasta coches compartidos con más gente y no tuve problemas pero es cierto que puede ser peligroso.

Otro destino fue Argentina y Uruguay, pasamos un mes en Buenos Aires para visitar a Mónica aunque también bajamos al sur,  Mar del Plata y cruzamos a Uruguay con el buquebus.

Me gustó mucho el barrio de La Boca, comer en cualquier restaurante de Caminito mientras escuchas ves como bailan un tango.

Visitar el cementerio de la Recoleta, hermosos pasillos con estatuas de mármol donde puedes conocer las tumbas de los personajes más ilustres de la ciudad como Eva Perón o Domingo Sarmiento.

Lo que más recuerdo y  más me gustó fue los Carnavales de Gualeguaychú. Es uno de los más importantes del mundo después del de Brasil. Había grandes carrozas con comparsas y vestidos muy coloridos.Os recomiendo visitar este carnaval que se hace en enero, pleno verano allí.

Para alojaros en Gualeguaychú, hay unas cabañas de madera sin agua corriente ni luz que están muy cerca del lugar del carnaval. Allí convivimos con gente local compartiendo mate y experiencias. Cuidado con quemarse con el mate que ellos lo toman muy caliente.

Costa Rica y Panamá fue un destino muy divertido, viajamos en Navidades y allí era pleno verano, celebramos Año Nuevo con una familia viendo los toros que es típico allí. Fue un viaje todo de couchsurfing (compartir casa con gente local) viviendo su cultura, compartiendo experiencias y conociendo cada uno de los rincones del país.

Los sitios que más me gustaron fueron  el Parque Nacional de Manuel Antonio, donde resaltaría la playa de Manuel Antonio, llena de surferos. Y Monteverde con sus puentes colgantes, que atraviesan los bosques y con una fauna muy especial. Allí vimos unas ranas con ojos rojos muy graciosas, os pongo una fotito para que las veáis.

Una anécdota curiosa fue la frontera entre Panamá y Costa Rica. Se le llama el Puente de la Muerte, es un puente de madera con la mitad de los troncos rotos y unas vías del tren en medio,  por donde tienes que ir a pie hasta Costa Rica. Se le llama así por el gran número de narcotraficantes que murieron en ese puente queriendo pasar la frontera, aunque las condiciones del mismo son malísimas quizás más de uno haya perdido la vida simplemente al intentar cruzarlo.

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *